Archivo de la etiqueta: Trastornos de ansiedad

¿Problemas de ansiedad?


Antes de hablarte sobre la ansiedad y los distintos tipos de trastornos que lleva asociados, quiero dejar claros varios conceptos que están relacionados ya que es muy importante diferenciar lo que es el miedo de una fobia y como se relaciona la ansiedad con ellos.slider33

Miedo es aquel en el que aparecen ciertas respuestas manifiestas (a nivel motor, cognitivo y psicofisiológico) que dependen de la estimulación externa (de un peligro real). Estas reacciones son adaptativas ya que aparecen para ponernos a salvo de la situación de peligro.

Fobia es aquella en la que aparecen las mismas respuestas del miedo pero sin que haya de por medio una situación real de peligro, sino una percepción subjetiva.

Ansiedad es aquella en la que predominan respuestas encubiertas (no siempre son evidentes a los demás) debido a una anticipación temerosa que depende de la estimulación interna.

¿CÓMO DIFERENCIAR UNA FOBIA DE UN MIEDO NORMAL?

Es normal que los niños y adolescentes desarrollen miedos y experimenten cierta ansiedad durante el curso de su desarrollo. Con el tiempo, los miedos normales desaparecen, pero cuando no lo hacen y empiezan a interferir con su vida y con sus actividades diarias, puede ser signo de una fobia o de un trastorno de ansiedad.

Por lo tanto, para saber si estamos ante un miedo normal deberemos atender a tres factores:

  • Su duración en el tiempo,
  • La reacción que provoca (si es o no desadaptativa) y
  • La edad del niño/a.

Miedos evolutivos

Aquí te presento una tabla con la edad normal de aparición de algunos de los miedos más comunes. Como siempre digo, cada niño es diferente y por ello debes tomar la tabla como una simple referencia.

  • De 2 a 8 meses. Miedo a personas extrañas.miedos-infantiles
  • De 0 a 1 año. Miedo a estímulos intensos y desconocidos
  • De 2 a 4 años. Miedo a animales y tormentas,
  • De 5 a 8 años. Miedo a la oscuridad, a las brujas o fantasmas, a los conflictos emocionales (seres imaginarios, soledad, escuela, etc.),
  • De 9 a 12 años. Miedo al daño físico y al ridículo,
  • De 13 a 18 años. Miedo a las relaciones interpersonales y a la pérdida de autoestima.

Además de la edad, hay que tener en cuenta el desarrollo del niño, las características del contexto en el que aparecen los miedos y las propias características de la familia (si por ejemplo tienes fobia a la sangre, es muy posible que tu hijo aprenda de ti y adquiera la misma fobia).

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE UN TRASTORNO DE ANSIEDAD?

  • Tensión motora. Todo el cuerpo se pone alerta, en tensión, como si hubiese un peligro real del que hubiera que escapar.
  • Hiperactividad vegetativa. Taquicardia, sudoración, nauseas, sensación de inestabilidad, disnea (sensación de falta de aire), disfagia (dificultad para tragar), etc.
  • Hipervigilancia. Exageración de la respuesta de alerta, sensación de que “va a pasar algo”, dificultad para concentrarse, trastornos de sueño, irritabilidad, etc.

TIPOS DE TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Fobias específicas.

 Podemos decir que estamos ante una fobia específica cuando se producen respuestas de ansiedad, desproporcionadas y desadaptativas, por la presencia (o por su anticipación) de un estímulo concreto y no peligroso (animales, tormentas, alturas, oscuridad, sangre, inyecciones, aviones, etc.).

Trastorno por ansiedad de separación.

 Aparece una reacción de ansiedad excesiva ante la Hoardings-at-London-Bridgeseparación del hogar o de las personas a las que el niño está vinculado. Esta figura suelen ser los padres, especialmente la madre. Temen perderse de su familia o que algo malo le ocurra a un miembro de la familia si se separa de ellos.

Fobia escolar.

 Algunos la incluyen dentro de las fobias específicas, otros en las características del trastorno por ansiedad de separación. En definitiva, nos referimos a este tipo de fobia cuando existen problemas de asistencia a la escuela debido a la ansiedad excesiva experimentada en el contexto escolar, tanto si el componente principal es el miedo a la separación como si es algún aspecto específico de la situación escolar.

Fobia social.

 Miedo a hablar en público, a entrar a lugares donde hay gente sentada, a ser el centro de atención, a participar en reuniones, a asistir a fiestas, a dar o defender las propias opiniones. Estos miedos aparecen por temor a la evaluación negativa. La persona piensa que está siendo juzgado o criticado por los demás.

Trastorno de ansiedad generalizada.

 Ansiedad o preocupación excesiva, poco realista y persistente, que se presenta durante un período no inferior a seis meses en relación con dos o más circunstancias de la vida que no se pueden atribuir a otro trastorno. En adultos deben presentarse al menos seis síntomas físicos que reflejen inquietud o impaciencia, fatigabilidad fácil, dificultad concentrarse o tener mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones sueño, etc. En niños bastaría con un solo síntoma de los mencionados.

Trastorno de pánico.

 Presencia recurrente de ataques de pánico (que duran entre diez minutos y varias horas) que consisten en una serie de síntomas aversivos (palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, Image15984nauseas, mareos o incluso desmayos, miedo a perder el control o a volverse loco, sensación de entumecimiento, escalofríos, sofocos, etc. ). Alcanzan su máxima intensidad en los primeros 10 minutos, antes de disminuir gradualmente.

 La mayoría de las personas con trastorno de pánico experimentan ansiedad generalizada entre los episodios de pánico, ansiedad anticipatoria por miedo a que vuelva a ocurrir y agorafobia (miedo a acudir a lugares donde no se puede recibir ayuda por temor a sufrir una crisis de pánico).

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

 Se presentan una serie de pensamientos repetitivos (obsesiones) que generan ansiedad. Para calmar estas obsesiones aparecen las compulsiones, que son conductas repetitivas intencionales y que van destinadas a neutralizar o impedir el malestar o alguna situación temida.

 A pesar de que el TOC suele aparecer en niños, se lo reconoce como un trastorno de la salud mental relativamente común en los adolescentes, siendo 15 años la edad promedio de aparición.

COMPORTAMIENTOS TÍPICOS QUE PRODUCEN ANSIEDAD

  • Negarte a reconocer los méritos de trastorno-de-ansiedad-social-consejosuna forma de vida libre de ansiedad.
  • Llevar una vida llena de presiones, no relajado.
  • No dar a los niños la posibilidad de estar solos y obrar por si mismos.
  • Insistir en que tienen que crecer más y ser más rápidos.
  • Dar más importancia a las notas que a lo que estén aprendiendo o al hecho de que se encuentre a gusto en la escuela.
  • Comparar a tus hijos con otros niños o entre si.
  • Mencionar errores pasados.
  • Emplear la culpa o las amenazas con tus hijos.
  • Sacar partido del desprecio por si mismo de un niño desvalorizado regularmente con comentarios pensados para que no se guste.
  • Ser una persona que se siente culpable, que se lo recuerda a los chicos y que también a ellos los carga de culpabilidad.
  • Ser para tu hijo un ejemplo de persona preocupada.
  • Enseñarles a preocuparse.
  • Preocuparte demasiado por lo que haga tu niño/a.
  • Emplear un lenguaje que fomente el miedo, la culpa o los juicios externos.
  • Establecer para tus hijos normas y objetivos que no están acordes con la realidad.
  • Negarte a aceptar el comportamiento típico de tus hijos según su edad.
  • Imponer castigos sin explicarles por qué.
  • Quejarte de la vida delante de los niños.
  • Decir “si” cuando en realidad quieres decir “no”.
  • Aceptar las excusas de tus hijos sabiendo que están eludiendo responsabilidades, y en consecuencia, enseñándoles a mentir y a distorsionar la verdad.
  • Corregir constantemente a tus hijos delante de otras personas y criticarles como si eso formara parte de tu papel de padre/madre.
  • Hacer de los objetos, las adquisiciones y el dinero las cosas más importantes de su vida.
  • Poner siempre el énfasis en el futuro y en lo que llegará a ser algún día.
  • Enseñarles a competir siempre con los demás y a encontrar ridícula la cooperación.
  • Poner demasiado énfasis en la puntualidad.
  • Ser excesivamente organizado en el hogar y en la vida de ellos.
  • Ser impaciente con su modo de avanzar en la vida.
  • No hablar con ellos sobre su propia vida, sus inquietudes, sus temores y sus cosas personales.
  • No permitir que tus hijos crezcan con independencia.

Anuncios