Archivo de la etiqueta: Terapias de tercera generacion

Fortalezas personales


  Después de haberte hablado la semana pasada sobre atención plena, hoy toca que te explique otro de los estudios centrales de la psicología positiva: las fortalezas personales, entendidas desde esta corriente, como patrones de conducta, pensamientos y emociones relativamente estables que hacen que nos comportemos de una manera más o menos persistente en una gran diversidad de situaciones.

Seligman, al que ya mencioné en el artículo de Psicología Positiva (aquí), se refiere al “buen carácter” como aquel que está formado por un conjunto de rasgos positivos que el denomina fortalezas y que se manifiestan a través de pensamientos, sentimientos y acciones. Estas fortalezas pueden modificarse a la largo de la vida, pueden medirse y están sujetas a las influencias del contexto.

Y… ¿CUÁLES SON ESAS FORTALEZAS PERSONALES?

Tras un gran número de estudios e investigaciones se encontró que a lo largo de diversas tradiciones, culturas y épocas había seis rasgos positivos deseables y con gran aceptación universal a los que denominaron como virtudes:

  • Sabiduría y conocimiento,
  • Coraje,
  • Humanidad,
  • Justicia,
  • Moderación y
  • Transcendencia.

El problema es que estas seis virtudes eran muy generales y abstractas, así que hubo que irlas concretando, para que fuera más fácil identificarlas, en lo que hoy conocemos como fortalezas personales. Se han identificado 24, de modo que cada virtud está compuesta por varias fortalezas (Seligman y Peterson).

Sabiduría y conocimiento

Se compone  de fortalezas que implican adquirir y usar el conocimiento:

  • Creatividad (originalidad, ingenio). Implica pensar en nuevos y productivos modos de hacer las cosas. Incluye la creación artística pero no se limita exclusivamente a ella.jc3b3venes-con-talento
  • Curiosidad (interés por el mundo, búsqueda de novedades, apertura experiencial). Significa tener interés por lo que sucede en el mundo, encontrar temas fascinantes, explorar y descubrir nuevas cosas.
  • Apertura mental (juicio, pensamiento crítico). Se refiere a pensar sobre las cosas y examinar sus matices y significados. También está relacionado con no precipitarse a la hora de sacar conclusiones, sino evaluar las opciones. Ser capaz de cambiar las propias ideas en base a la evidencia y ponderar que dichas evidencias sean adecuadas.
  • Amor por el aprendizaje. Llegar a dominar nuevas habilidades, materias y conocimientos, ya sea por uno mismo o mediante aprendizaje formal. Está relacionado con la fortaleza de la curiosidad, pero va más allá porque describe la tendencia sistemática de añadir cosas a lo que uno sabe.
  • Perspectiva (sabiduría). Ser capaz de dar consejos sabios y adecuados a los demás encontrando modos para comprender el mundo y para ayudar a comprenderlo a los demás.

Coraje

Está compuesto por fortalezas que implican mantener la voluntad para conseguir metas a pesar de las dificultades externas e internas.

  • Valentía (valor). Trata sobre no dejarse intimidar ante la amenaza, el cambio, la dificultad o el dolor. Ser capaz de defender una postura que uno cree como correcta aunque los demás se opongan. Actuar según las propias convicciones aunque eso suponga ser criticado. Incluye el valor físico pero no se limita a el.
  • Perseverancia (tenacimetas-laboralesdad, diligencia, laboriosidad). Se refiere a terminar lo que se empieza, a persistir en una actividad aunque haya impedimentos y a obtener satisfacción por las tareas que se emprenden y acaban con éxito.
  • Integridad (autenticidad, honestidad). Habla sobre ir siempre con la verdad por delante, presentarse a los demás de un modo genuino y actuando con sinceridad, sin ser pretencioso y asumiendo la responsabilidad de los propios sentimientos y acciones.
  • Vitalidad (ánimo, entusiasmo, vigor, energía). Tiene que ver con afrontar la vida con entusiasmo y energía. Hacer las cosas con convicción y dando todo de uno mismo. Vivir la vida como una apasionante aventura. Sentirse vivo y activo.

Humanidad

Aquí nos encontramos con fortalezas que implican cuidar y ofrecer amistad y cariño a los demás.

  • Amor (capacidad de amar y ser amado). Valorar las relaciones cercanas con otras personas, en particular con aquellas en las que el cuidado y el afecto son mutuos. Sentirse cercano a otras personas.
  • Amabilidad (bondad, generosidad, cuidado, compasión, amor altruista, simpatía). Aquí hablamos de hacer favores y buenas acciones para los demás, ayudar y cuidar a otras personas.
  • Inteligencia social (inteligencia emocional, inteligencia personal). Se trata de ser consciente de las motivaciones y sentimientos propios y de los demás. Saber como comportarse en diferentes situaciones sociales y saber que cosas son más importantes para otras personas. Tener empatía.

Justicia

Incluye fortalezas que conllevan una vida en comunidad saludable.

  • Ciudadanía (responsabilidad social, lealtad, trabajo en equipo). Trabajar binuestras_fortalezasen dentro de un equipo o grupo de personas, ser fiel al grupo y cumplir las tareas que se asignan en el.
  • Sentido de la justicia. Tratar a todas las personas como iguales de acuerdo con lo que se entiende como equidad y justicia. No dejar que los sentimientos personales influyan en las decisiones sobre otros y dar a todos las mismas oportunidades.
  • Liderazgo. Animar al grupo del que uno es miembro a hacer cosas, así como reforzar las relaciones entre las personas del grupo, organizar actividades grupales y procurar llevarlas a buen término.

Moderación

La forman aquellas fortalezas que nos protegen contra los excesos.

  • Capacidad de perdonar (misericordia). Capacidad para perdonar a aquellas personas que han actuado mal. Aceptar los defectos de los demás, saber dar segundas oportunidades y no ser vengativo ni rencoroso.
  • Modestia (humildad). Dejar que los propios logros hablen por si mismos. No buscar ser el centro de atención y no considerarse más especial de lo que uno es en realidad.
  • Prudencia (discreción, cautela). Ser cauteloso a la hora de tomar decisiones. Ser disciplinado, controlar los propios impulsos y emociones.
  • Autocontrol (autorregulación). Tener capacidad para regular los propios sentimientos, impulsos y acciones. Ser disciplinado.

Trascendencia

En esta virtud nos encontramos con fortalezas que forjan conexiones con la inmensidad del universo y proveen de significado a la vida.

  • Apreciación de la belleza y la excelencia (admiración, asombro).  Saber reconocer y apreciar la belleza, la excelencia y las cosas bien hechas tanto en la vida como en la naturaleza, el arte, la ciencia, las experiencias cotidianas, etc.
  • Gratitud. Ser consciente de y agradecer las cosas buenas que suceden. Saber expresar agradecimiento.
  • Esperanza (optimismo, proyección hacia el futuro). Esperar lo mejor para el futuro y trabajar para conseguirlo. Creer que un buen futuro es algo que está en nuestras manos conseguir.
  • Sentido del humor (capacidad de diversión). Reír, bromear, sonreír con frecuencia, ver el lado positivo de las cosas, etc.
  • Espiritualidad (sentido religioso, fe, sentido de la vida). Pensar que existe un propósito o significado universal en las cosas que ocurren en el mundo y en la propia existencia. Tener creencias acerca del significado de la vida que dan forma a nuestra conducta y nos confortan.

FORTALEZAS… ¿Y DEBILIDADES?

Una vez tenemos claras cuales son nuestras fortalezas es más sencillo potenciarlas para que nos ayuden a desenvolvernos en el día a día. El problema está en que muchas veces se descuida el trabajo de las debilidades. Nos damos cuenta de lo importante que es alcanzar un equilibrio entre las cualidades positivas y las negativas.

equilibrio

Un ejemplo sería aquel en el que una persona presenta la fortaleza del amor por el aprendizaje y se dedica a potenciarla. Efectivamente, esto le hará más feliz, pero si además como debilidades presenta poca humanidad (amor, amabilidad e inteligencia emocional), es posible que vivas encerrada en su lugar de trabajo o en su casa, dedicada por completo a sus estudios y descuidando a su familia y amigos. ¿No sería más feliz esta persona si potenciara estas fortalezas más débiles? Efectivamente, podría suponerle un gran esfuerzo, pero a la larga, le reportará múltiples consecuencias positivas.

Por supuesto, hay que ser realistas: es prácticamente imposible que alguien desarrolle absolutamente todas las fortalezas. Siempre destacará más en unas u otras en función de las características personales, pero eso no quita que haya que intentar mejorar tanto las que ya se poseen como las que no.

Este es un factor a tener muy en cuenta en el desarrollo infantil y juvenil, ya hay una evidencia cada vez mayor de que las fortalezas del carácter juegan un papel muy importante en el desarrollo positivo de los jóvenes. Los niños y jóvenes que poseen una cierta cantidad de fortalezas son más felices, rinden mejor en la escuela, son más populares entre sus iguales y tienen menos problemas psicológicos y de conducta (Park y Peterson, 2009).

linea-separadora

A modo de cierre, si te has quedado con ganas de profundizar más en el tema, Creciendo Juntos te recomienda la siguiente página web sobre psicología positiva:

http://www.authentichappiness.sas.upenn.edu/Default.aspx

En ella encontrarás, entre muchas otras cosas, el cuestionario VIA de fortalezas personales por si te interesa conocerte más a fondo para trabajar tus fortalezas.

Anuncios