Archivo de la etiqueta: Hitos del desarrollo

¿Problemas de ansiedad?


Antes de hablarte sobre la ansiedad y los distintos tipos de trastornos que lleva asociados, quiero dejar claros varios conceptos que están relacionados ya que es muy importante diferenciar lo que es el miedo de una fobia y como se relaciona la ansiedad con ellos.slider33

Miedo es aquel en el que aparecen ciertas respuestas manifiestas (a nivel motor, cognitivo y psicofisiológico) que dependen de la estimulación externa (de un peligro real). Estas reacciones son adaptativas ya que aparecen para ponernos a salvo de la situación de peligro.

Fobia es aquella en la que aparecen las mismas respuestas del miedo pero sin que haya de por medio una situación real de peligro, sino una percepción subjetiva.

Ansiedad es aquella en la que predominan respuestas encubiertas (no siempre son evidentes a los demás) debido a una anticipación temerosa que depende de la estimulación interna.

¿CÓMO DIFERENCIAR UNA FOBIA DE UN MIEDO NORMAL?

Es normal que los niños y adolescentes desarrollen miedos y experimenten cierta ansiedad durante el curso de su desarrollo. Con el tiempo, los miedos normales desaparecen, pero cuando no lo hacen y empiezan a interferir con su vida y con sus actividades diarias, puede ser signo de una fobia o de un trastorno de ansiedad.

Por lo tanto, para saber si estamos ante un miedo normal deberemos atender a tres factores:

  • Su duración en el tiempo,
  • La reacción que provoca (si es o no desadaptativa) y
  • La edad del niño/a.

Miedos evolutivos

Aquí te presento una tabla con la edad normal de aparición de algunos de los miedos más comunes. Como siempre digo, cada niño es diferente y por ello debes tomar la tabla como una simple referencia.

  • De 2 a 8 meses. Miedo a personas extrañas.miedos-infantiles
  • De 0 a 1 año. Miedo a estímulos intensos y desconocidos
  • De 2 a 4 años. Miedo a animales y tormentas,
  • De 5 a 8 años. Miedo a la oscuridad, a las brujas o fantasmas, a los conflictos emocionales (seres imaginarios, soledad, escuela, etc.),
  • De 9 a 12 años. Miedo al daño físico y al ridículo,
  • De 13 a 18 años. Miedo a las relaciones interpersonales y a la pérdida de autoestima.

Además de la edad, hay que tener en cuenta el desarrollo del niño, las características del contexto en el que aparecen los miedos y las propias características de la familia (si por ejemplo tienes fobia a la sangre, es muy posible que tu hijo aprenda de ti y adquiera la misma fobia).

¿CUALES SON LOS SÍNTOMAS DE UN TRASTORNO DE ANSIEDAD?

  • Tensión motora. Todo el cuerpo se pone alerta, en tensión, como si hubiese un peligro real del que hubiera que escapar.
  • Hiperactividad vegetativa. Taquicardia, sudoración, nauseas, sensación de inestabilidad, disnea (sensación de falta de aire), disfagia (dificultad para tragar), etc.
  • Hipervigilancia. Exageración de la respuesta de alerta, sensación de que “va a pasar algo”, dificultad para concentrarse, trastornos de sueño, irritabilidad, etc.

TIPOS DE TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Fobias específicas.

 Podemos decir que estamos ante una fobia específica cuando se producen respuestas de ansiedad, desproporcionadas y desadaptativas, por la presencia (o por su anticipación) de un estímulo concreto y no peligroso (animales, tormentas, alturas, oscuridad, sangre, inyecciones, aviones, etc.).

Trastorno por ansiedad de separación.

 Aparece una reacción de ansiedad excesiva ante la Hoardings-at-London-Bridgeseparación del hogar o de las personas a las que el niño está vinculado. Esta figura suelen ser los padres, especialmente la madre. Temen perderse de su familia o que algo malo le ocurra a un miembro de la familia si se separa de ellos.

Fobia escolar.

 Algunos la incluyen dentro de las fobias específicas, otros en las características del trastorno por ansiedad de separación. En definitiva, nos referimos a este tipo de fobia cuando existen problemas de asistencia a la escuela debido a la ansiedad excesiva experimentada en el contexto escolar, tanto si el componente principal es el miedo a la separación como si es algún aspecto específico de la situación escolar.

Fobia social.

 Miedo a hablar en público, a entrar a lugares donde hay gente sentada, a ser el centro de atención, a participar en reuniones, a asistir a fiestas, a dar o defender las propias opiniones. Estos miedos aparecen por temor a la evaluación negativa. La persona piensa que está siendo juzgado o criticado por los demás.

Trastorno de ansiedad generalizada.

 Ansiedad o preocupación excesiva, poco realista y persistente, que se presenta durante un período no inferior a seis meses en relación con dos o más circunstancias de la vida que no se pueden atribuir a otro trastorno. En adultos deben presentarse al menos seis síntomas físicos que reflejen inquietud o impaciencia, fatigabilidad fácil, dificultad concentrarse o tener mente en blanco, irritabilidad, tensión muscular, alteraciones sueño, etc. En niños bastaría con un solo síntoma de los mencionados.

Trastorno de pánico.

 Presencia recurrente de ataques de pánico (que duran entre diez minutos y varias horas) que consisten en una serie de síntomas aversivos (palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, Image15984nauseas, mareos o incluso desmayos, miedo a perder el control o a volverse loco, sensación de entumecimiento, escalofríos, sofocos, etc. ). Alcanzan su máxima intensidad en los primeros 10 minutos, antes de disminuir gradualmente.

 La mayoría de las personas con trastorno de pánico experimentan ansiedad generalizada entre los episodios de pánico, ansiedad anticipatoria por miedo a que vuelva a ocurrir y agorafobia (miedo a acudir a lugares donde no se puede recibir ayuda por temor a sufrir una crisis de pánico).

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

 Se presentan una serie de pensamientos repetitivos (obsesiones) que generan ansiedad. Para calmar estas obsesiones aparecen las compulsiones, que son conductas repetitivas intencionales y que van destinadas a neutralizar o impedir el malestar o alguna situación temida.

 A pesar de que el TOC suele aparecer en niños, se lo reconoce como un trastorno de la salud mental relativamente común en los adolescentes, siendo 15 años la edad promedio de aparición.

COMPORTAMIENTOS TÍPICOS QUE PRODUCEN ANSIEDAD

  • Negarte a reconocer los méritos de trastorno-de-ansiedad-social-consejosuna forma de vida libre de ansiedad.
  • Llevar una vida llena de presiones, no relajado.
  • No dar a los niños la posibilidad de estar solos y obrar por si mismos.
  • Insistir en que tienen que crecer más y ser más rápidos.
  • Dar más importancia a las notas que a lo que estén aprendiendo o al hecho de que se encuentre a gusto en la escuela.
  • Comparar a tus hijos con otros niños o entre si.
  • Mencionar errores pasados.
  • Emplear la culpa o las amenazas con tus hijos.
  • Sacar partido del desprecio por si mismo de un niño desvalorizado regularmente con comentarios pensados para que no se guste.
  • Ser una persona que se siente culpable, que se lo recuerda a los chicos y que también a ellos los carga de culpabilidad.
  • Ser para tu hijo un ejemplo de persona preocupada.
  • Enseñarles a preocuparse.
  • Preocuparte demasiado por lo que haga tu niño/a.
  • Emplear un lenguaje que fomente el miedo, la culpa o los juicios externos.
  • Establecer para tus hijos normas y objetivos que no están acordes con la realidad.
  • Negarte a aceptar el comportamiento típico de tus hijos según su edad.
  • Imponer castigos sin explicarles por qué.
  • Quejarte de la vida delante de los niños.
  • Decir “si” cuando en realidad quieres decir “no”.
  • Aceptar las excusas de tus hijos sabiendo que están eludiendo responsabilidades, y en consecuencia, enseñándoles a mentir y a distorsionar la verdad.
  • Corregir constantemente a tus hijos delante de otras personas y criticarles como si eso formara parte de tu papel de padre/madre.
  • Hacer de los objetos, las adquisiciones y el dinero las cosas más importantes de su vida.
  • Poner siempre el énfasis en el futuro y en lo que llegará a ser algún día.
  • Enseñarles a competir siempre con los demás y a encontrar ridícula la cooperación.
  • Poner demasiado énfasis en la puntualidad.
  • Ser excesivamente organizado en el hogar y en la vida de ellos.
  • Ser impaciente con su modo de avanzar en la vida.
  • No hablar con ellos sobre su propia vida, sus inquietudes, sus temores y sus cosas personales.
  • No permitir que tus hijos crezcan con independencia.

Anuncios

Estimulando a tu pequeñín


La semana pasada te hablé de la Psicología evolutiva y de como ésta establecía lo que se considera el desarrollo normal de un niño/a. Te presenté una guía con los hitos o etapas más importantes del desarrollo psicomotor y descubrimos que en el primer año de vida se producen una cantidad enorme de avances que sirven de base para posteriores adquisiciones.

Me gustaría aclarar que, por ahora, me estoy centrando en el desarrollo psicomotriz, pero mientras esto ocurre, también se van desarrollando el ámbito intelectual y el afectivo. Además, no hay un desarrollo posterior al otro, van ocurriendo a la vez. Aunque ya hablaremos más adelante de ellos para no liarnos con demasiada información. Como decía mi abuela: “Despacito y buena letra”.Collection of a baby boy's behavior

El caso es que me comprometí a darte una serie de consejos para ayudar y estimular a tu hijo/a en su desarrollo. Y como lo prometido es deuda, aquí estoy de nuevo, ordenando ideas para poder presentártelas de la manera más clara posible.

Para empezar, dentro de la división por edades, diferenciaré los ejercicios que potencian el desarrollo locomotor de los que potencian la coordinación viso-manual (ojo-mano) y la prensión. Aunque como ya viene siendo costumbre, te recuerdo que esta guía es una sugerencia y no debe tomarse de manera estricta. ¡Cada niño tiene su ritmo y no hay que presionarle!

De 0 a 3 meses

Locomoción

    • No le abrigues en exceso ni le vistas con prendas apretadas para que tenga movilidad.
    • Frótale suavemente los brazos (de hombros a manos) y las piernas (de muslos a pies).
    • Tómale las manos y muévelas suavemente de arriba-abajo y de dentro-fuera. Repite con sus pies. Flexiónale codos y rodillas.
    • No le dejes acostado/a ni le lleves en brazos siempre en la misma posición.
    • Apoyado en tu vientre, en posición horizontal, cántale, háblale, acaríciale, etc., para que levante la cabeza.
    • Ofrécele juguetes a un lado y al otro para que gire la cabeza.
    • Siéntale brevemente sobre las rodillas con su espalda apoyada en tu vientre.
    • Levántale hacia lo alto, pero sin “lanzarle por el aire” (provoca angustia).
    • Mecer boca abajo con las manos, una a la altura del pecho y otra en las rodillas.
    • No estimular la marcha todavía (sus piernas aún no están preparadas para soportar su peso y se le podrían arquear).
    • No utilices una almohada ni un colchón demasiado blando.

Coordinación viso-manual y prensión

  • En los momentos en los que no duerma, pero esté en la cuna, colócale una barra con objetos llamativos, brillantes o que hagan algún sonido.
  • Pon tu cara cerca de la del bebé, y cuando fije su mirada en ella, muévete lentamente para que la siga.
  • Deja a la vista algún juguete móvil para que lo mire y agite los brazos al verlo. Colocar un sonajero a su alcance para que lo coja.
  • Cuando esté despierto no le dejes mucho tiempo solo. Tenle cerca para que mire y escuche.
  • Durante la toma, háblale o cántale para que mire hacia arriba.002-BAB-D042.tif
  • Coloca tu dedo en la palma de su mano para estimular el reflejo de Grasping (automatismo de cerrar la mano). Si no lo hace, ayúdale.
  • Si tienes las manitas cerradas, acaríciale el dorso, bésale las manos, ayúdale a dar palmitas, a que se acaricie el rostro, etc.
  • Júntale las manos en la línea media y haz que se las toque.

De 4 a 6 meses

Locomoción

  • De pie, sobre tus rodillas, cógele por las axilas y juega a flexionar y estirar las piernas un ratito.
  • Mantenle sentado con almohadones cada vez más tiempo.
  • Acostado boca arriba: flexiónale las piernas o cógele las manitas y ve tirando lentamente para que se incorpore hasta quedar sentado. También puedes mover un juguete cerca de él para que se vuelva y quede de costado o llamar su atención con ese mismo objeto a la altura de sus pies para que levante la cabeza al mirarlo.desarrollo-psicomotor-bebe-5-meses
  • Tumbado boca abajo: muéstrale un juguete para que intente cogerlo con una mano y se apoye con el brazo o ponte cerca y llámale para que practique el arrastre (para ayudarle, pon tus manos en la planta de sus pies, le servirá de apoyo).
  • Apóyale sobre los pies para que las piernas vayan tomando fuerza.
  • Estimúlale para que se siente sin el apoyo de las manos. ¡Apláudele si lo consigue!
  • Cógele del tronco e inclínale hacia delante para que apoye sus manos y piernas en reacción de defensa.
  • Sentado “a caballito” sobre tus rodillas, ve levantando las piernas para que intente mantener el equilibrio.

Coordinación viso-manual y prensión

  • Coloca tu cara en su tripa y estimúlale para que coja tu cabeza.
  • Coge al bebé, súbelo suavemente y llámale para que dirija su cabeza hacia abajo.
  • Con un sonajero: Dale preferiblemente un sonajero de mango largo, no demasiado grueso y otro de cuna. Ofréceselo en posición horizontal primero para que lo coja con las dos manos y luego en vertical para que lo sostenga con una.
  • Coge algo que llame su atención e intenta que lo siga con la vista mientras lo mueves lentamente hacia arriba, hacia abajo, izquierda, derecha, más lejos, más cerca hasta ponerle en contacto con él. Intenta usar objetos cada vez más pequeños.
  • Colóca un móvil al pie de la cuna, y cuando estés de paseo, muéstrale cosas que no estén demasiado cerca.
  • Ofrécele papeles de varias texturas para estrujar, con cuidado de que no se los lleve a la boca y se pueda atragantar.
  • Ponle un cubo pequeño y vistoso encima de la mesa para que lo pueda coger. Con el mismo cubo o con una cuchara, déjale sobre la mesa para que los pueda golpear en ella.

De 7 a 9 meses

Locomoción

  • Boca abajo: Llámale desde atrás para ver si se gira y se arrastra hacia aGateo ti. Una variante es poniéndole obstáculos (una pelota, almohadones, tu misma, etc.) para ver como los supera (si pasa por encima, los rodea, etc.).
  • Otro ejercicio partiendo de esta posición consiste en pasarle una faja (o pañuelo) grande por el pecho y el vientre y levantarle para estimular el gateo (favorecer el gateo le dará fuerza en piernas y brazos, mejorará su coordinación y el equilibrio en la marcha).
  • Ponle un ratito de pie apoyado en algún mueble (prueba primero sobre tus rodillas). Cógele de las manos y anímale para que aprenda a dar los primeros pasos. Apoyado sobre el mismo mueble, enséñale a sentarse lentamente en el suelo sin tirarse.
  • Ofrécele objetos atractivos (no peligrosos) a cierta distancia para que se entusiasme y vaya a por ellos.
  • Cuando se mantenga sentado ofrécele un objeto grande, como una pelota, para que se suelte y se apoye sobre ella.
  • Estando tumbado boca arriba, apoya sus pies sobre tu abdomen para que trate de empujarte con las piernas.
  • Crúzale las piernas y anímale a que las separe.

Coordinación viso-manual y prensión

  • Dale un objeto para que lo sujete con una mano, a continuación un segundo objeto para que aprenda a sostener una cosa con cada mano (al principio los soltará pronto, pero poco a poco los irá manteniendo más tiempo en las manos).
  • Colócale diferentes objetos en un recipiente (caja, cubo, etc.) y enséñale como se sacan para que te imite. Si, además, vas nombrando lo que sacas, poco a poco irá asociando los nombres a los objetos correspondientes.bebes con pelota de futbol
  • Tírale despacito una pelota grande y haz que te la devuelva empujándola con sus manos.
  • Clava en una caja de zapatos lapiceros (sin punta) o palitos y anímale a que los saque.
  • En el suelo o en la mesa, coloca cochecitos, cajitas u otros objetos pequeños y juega con el/ella a empujarlos con el dedo índice.

De 10 a 12 meses

Locomoción

  • Ponte con tu bebé a empujar objetos “grandes” como por ejemplo una silla. Esto le ayudará en el desarrollo de su desplazamiento.
  • Cuando empiece a andar, solo es necesario estar cerca para que se sienta seguro. Antes de eso, puedes utilizar un objeto, como por ejemplo un palito para que lo agarre de un extremo y tu de otro. Esto irá favoreciendo la distancia.
  • Haz que se mantenga un rato de pie sin ayuda/apoyo.
  • Estando sentado en el suelo o en una colchoneta puedes colocar un objeto a su espalda para que se gire y lo coja.
  • Siéntale en tus rodillas y juega con el/ella al “galope”.
  • Acostado boca abajo, anímale a que se incorpore hasta que se ponga de pie.

Coordinación viso-manual y prensión

  • Ofrécele objetos pequeños como uvas, palomitas, etc., para que pueda manipularlos con sus deditos. Ten cuidado que no se los meta en la boca y se pueda atragantar.Juego de argollas
  • Ofrécele juegos de aros en vástago (de madera o plástico) para colocarlos y que los quite uno a uno. Cuando haya aprendido a sacar los aros, enséñale a ponerlos de nuevo en su sitio.
  • Anímale a que introduzca objetos pequeños por orificios a medida. Hay muchos modelos en el mercado, pero también los puedes fabricar con cajas de zapatos.
  • Píntale garabatos sencillos con ceras en un papel (preferiblemente bien sujeto a la mesa) para que intente imitarlos.
  • Busca cajas o cajones de diferentes tamaños para guardar objetos dentro. Intenta que algunos sean transparentes para que se vean caer en su interior cuando los guarde.
  • Juega a juegos de manos como “los cinco lobitos” o “éste compró un huevo…”.
  • Búscale objetos que pueda apilar: cubos, cajas, etc.
  • Juega con el a tapar objetos con cajas o telas y anímale a que te imite.
  • Ofrécele objetos musicales.

Por último, desde Creciendo Juntos, te recomiendo que cuando realices los ejercicios con tu niño/a, lo hagas de manera suave y cuidadosa. No le fuerces. Si hoy no está dispuesto/a a colaborar, tal vez mañana sea mejor momento. Debe percibirlo como un juego, no como una obligación. Mientras jugáis juntos, observa sus reacciones, ellas te dirán si vas por buen camino.

¡Y que no se te olvide disfrutarlo: el proceso puede ser muy divertido y enriquecedor. Solo hay que ponerle paciencia y mucho amor!

familia feliz con bebe

¿Es normal que…? (2/3)


Como ya te avancé en el post anterior (Pinchar aquí), el desarrollo psicomotor de un niño/a presenta una serie de hitos o etapas por las que va pasando y que debemos observar para comprobar que todo evoluciona correctamente. Esto te permitirá ayudar a tu hijo/a a desarrollarse en aquellos aspectos que le cuesten más, o a mejorar aquellos que ya domina. Eso si, se trata de ayudar, no de forzar las cosas. El niño/a debe tener percepción de logro, lo que le ayudará a desarrollar también seguridad en si mismo.

A riesgo de parecer pesada, vuelvo a repetir que estas etapas no son estáticas. Tienen unos márgenes flexibles dentro de los cuales los niños se van desarrollando a su ritmo. ¡No te alarmes si tu hijo/a no cumple todas y cada una de las capacidades en los tiempos que expongo! Como siempre digo: Observa, ayuda a tu hijo y, en caso de duda, consulta con un especialista.

Te dejo, pues, con la guía:

Normalidades del desarrollo de 0 a 18 meses

De 0 a 1 mes

  • Al nacer el ojo busca sonidos y estímulos visuales extraños, aunque su distancia de baby retrato de cercaenfoque ronda los 120-300 mm. Tiene una reacción global y desorganizada del movimiento.
  • Con un mes ya levanta el mentón estando boca abajo, puede coger los dedos de una persona y llevarse las manos a la boca. Sigue una luz en movimiento con los ojos, fija la mirada momentáneamente en una persona/juguete y reacciona a los sonidos. Hay otras vocalizaciones a parte del llanto.

De 2 a 3 meses

  • En estos meses pasa de poder levantar la cabeza y hombros a apoyarse en los antebrazos cuando está boca abajo.
  • Estando boca arriba, pasará de agitar enérgicamente los brazos a poder girarse hacia uno de los lados.
  • Comenzará a mantener la cabeza erguida cada vez con mayor destreza al estar sentado en posición vertical.
  • Empezará a fijar los dos ojos en un único objetivo, se mirará los movimientos de las manos y buscará con la mirada las fuentes de sonido.
  • Parloteará y poco a poco irá respondiendo a las personas con parloteos.
  • Le verás sonreir, aunque esa sonrisa todavía no tiene función social, es de satisfacción.

De 4 a 5 meses

  • Ya sigue con los ojos los movimientos de personas/objetos y controla los músculos de la nuca y el cuello. Busca la fuente sonora moviendo la cabeza.
  • Pasa de la postura simétrica (brazos y piernas extendidos) a explorar visualmente los objetos que agarra (doblando el brazo por codo). Coge objetos medianbebe risate presión palmar (entre el extremo de los dedos y la palma).
  • Empieza a desplazarse reptando hacia lo que le llama la atención y estando boca arriba puede cambiar el lado del apoyo.
  • En estos meses aparece un hito social: Sonríe ante la mirada del adulto y va controlando su mímica para expresar emociones de manera más adaptada y rica.

De 6 a 8 meses

  • Ya puede sentarse durante largos periodos de tiempo con apoyo, y mientras lo hace, puede inclinarse hacia delante para coger objetos. Aparecen la presión (toma objetos con la ayuda del pulgar) y la manipulación (se pasa objetos de una mano a otra para explorarlos o para coger dos a la vez).
  • Discrimina formas simples.
  • Comienza a surgir la lateralidad (preferencia por el uso de la mano izquierda, o derecha).
  • Utiliza la boca como órgano táctil de conocimiento temporal. Empieza a emitir laleos de dos sílabas y tonos musicales.

De 9 a 11 meses

  • Es capaz de mantenerse en pie de forma prolongada con apoyo. bebe con portatilGatea. Controla la posición de sentado y es libre para coger, manipular y lanzar objetos en esa postura.
  • Mejora la prensión. Adquiere la oposición pulgar-índice. Encaja dos piezas por imitación.
  • Emite laleos de cuatro sílabas y dice con claridad algunas palabras simples como papá, mamá. etc.
  • Se ríe ante su imagen en el espejo.

De 12 a 13 meses

  • Ya anda con ayuda, aunque el equilibrio sigue siendo un poco precario.
  • Puede hacer algunas marcas con un lápiz en una hoja. Su preferencia manual ya está definida.
  • Laleos en monólogos. Puede decir claramente tres palabras.
  • Juega batiendo palmas. Juega con el vaso y la cuchara.
  • Es capaz de descubrir un objeto escondido debajo de una caja.
  • Es cariñoso/a.

De 14 a 15 meses

  • Ya puede llevar una marcha independiente.
  • Puede jugar con una pelota y empujando pequeños carros.
  • Consigue sujetar un vaso, y beber por el.
  • Reconoce su propio nombre.
  • Usa claramente cuatro o cinco palabras.

De 16 a 18 meses

  • Puede subir escalones a gatas, realizar marcha hacia atrás, agacharse, o subirse a unGarabateandoa silla.
  • Realiza pequeñas imitaciones de gestos.
  • Puede hacer juegos simples, disfrutar con juegos de construcción de cajas o montar torres de unos tres cubos de altura.
  • Hace garabatos más adecuadamente.
  • Usa claramente seis o siete palabras.
  • Pide ejecutar las funciones higiénicas y es capaz de quitarse zapatos y calcetines.

Como verás, en los primeros meses de vida se producen infinidad de avances. ¡Son unos campeones/as! Espero que te hayan resultado interesantes y que podáis disfrutar Creciendo Juntos.

Te emplazo a que leas la siguiente entrada para continuar aprendiendo sobre etapas posteriores.

¿Es normal que…? (1/3)

¿Es normal que…? (3/3)