Trastornos alimentarios (I)

Según los resultados de la encuesta, esta semana toca hablar de los trastornos alimentarios aunque he tomado buena nota del resto de opiniones para irlas desarrollando en siguientes posts.

Este es un tema que me gusta mucho, en el que he tenido la oportunidad de profundizar, pero que me impone mucho respeto abordar ya que actualmente me encuentro realizando prácticas en un centro donde se tratan este tipo de trastornos y quiero ser lo más justa posible con las chicas que se encuentran ingresadas allí ya que se tiende a pensar que las personas que sufren este tipo de trastornos son caprichosas y superficiales. Nada más lejos de la realidad.

Lejos quedan las teorías cuando entras por las puertas del centro. No digo que no valgan. Son una base muy importante sobre la que trabajar, pero como se suele decir, y no va a ser menos en este caso: la realidad dista mucho de lo que se aprende en los libros.

A mi ellas me han enseñado mucho, muchísimo más, de lo que yo haya podido estudiar en la carrera y en el máster. Son chicas con una fuerza interior alucinante, cariñosas, atentas, luchadoras… todo lo que diga es poco. Y digo ellas porque actualmente no hay chicos ingresados, aunque los ha habido, y porque es un trastorno que se presenta en el 90% de los casos en chicas.

Creo que la mejor manera de abordar el tema es poniéndote primero en situación sobre como se ha ido desarrollando el concepto del trastorno.

En el siguiente post te hablaré sobre los diferentes tipos de trastornos de la alimentación que hay, sobre factores que pueden predisponer o desencadenarlos y que hacer ante un posible trastorno alimentario.

2008121977anorexia_300Por último, me gustaría que conocieras el trastorno “desde dentro”. Visto desde los ojos de chicas que han pasado por ello y que se encuentran en proceso de recuperación. Es por ello que dedicaré una tercera entrada a publicar unos cuentos escritos por ellas en los que nos relatan como han vivido (y siguen viviendo) el proceso de la enfermedad y el tratamiento. Cuando les expliqué a las chicas mi intención, colaboraron encantadas y aunque desgraciadamente solo puedo publicar aquellos escritos elaborados por las chicas mayores de edad, te ayudarán mucho a entender el sufrimiento tan grande por el que pasan las personas que padecen esta enfermedad y la enorme lucha que deben emprender para superarla.

PROBLEMÁTICA RELACIONADA CON LOS TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA

A lo largo del tiempo, la perspectiva sobre los hábitos alimentarios y las enfermedades o trastornos asociados a ellos han cambiado sobremanera. Mucho ha llovido desde que la restricción de alimentos se asociaba directamente con el ayuno espiritual o con el mundo del espectáculo (antes y después del S.VI ).

En los últimos años hemos sufrido un bombardeo masivo a través de los medios de comunicación, que plasman la realidad de una sociedad consumista en la cual el culto a un cuerpo llamativo, provocador y competitivo se ha convertido en una prioridad.

Las revistas de moda, los diseñadores de alta costura, los anuncios publicitarios, la convergencia entre sexos en un intento por conseguir la “igualdad”, etc… Todo ello, unido al creciente fenómeno de los padres ausentes del seno familiar por las obligaciones laborales, ha contribuido a que los adolescentes de hoy en día tengan ciertas, por no decir muchas, carencias afectivas y madurativas que desembocan en inseguridades, dificultades de comunicación y les convierten en ‘carne de cañón’ ante el bombardeo constante de los medios de comunicación, y su mensaje sobre cuál es el modelo de ‘chica/o ideal’.

collage

Como explica Chinchilla (1994), también nos encontramos con que la educación sanitaria en cuanto a dietas es muy deficitaria o más bien desastrosa. Las dietas y actitudes rígidas hacia las mismas, pueden predisponer en estos/as chicos/as, junto a otros factores como los comentados anteriormente, la aparición de este tipo de trastornos.

Hoy en día los trastornos de la conducta alimentaria son un reto para la investigación, y deben verse de una manera más dinámica, ecléctica y plural por su peculiaridad, gravedad, interés social, complejidad, evolución, manejo, etc. Son trastornos psicológicos relacionados con el cuerpo y con su significado social,  que afectan a las costumbres alimentarias y a todos los habitos relacionados con la pérdida de peso, que llevan a la desnutrición. Las personas que padecen este trastorno no aceptan estar enfermos, por lo que no piden ayuda y suelen rechazarla cuando se le brinda, así que suelen llegar a los profesionales cuando el cuadro ya está muy avanzado y las complicaciones médicas que presentan pueden llegar a producir la muerte.

La anorexia y la bulimia son las más importantes dentro del grupo de trastornos alimentarios. Son trastornos graves que afectan más a las mujeres que a los hombres, y preferentemente a mujeres jóvenes y muy jóvenes. Además, son muchísimo más frecuentes en las sociedades desarrolladas, donde hay sobre abundancia de comida y en las que la cultura predominante enfatiza la delgadez. Se da una relación en la cual, a mayor nivel de vida, mayor número de personas que presentan dichos trastornos o alguna versión menos grave de ellos.

Suelen asociarse con psicopatologías graves e interfieren en el funcionamiento normal de la vida social, del trabajo y del estudio.

Aunque ya explicaré con más detalle cada tipo de trastorno y los factores que influyen en el siguiente post, se puede decir que cada persona tendrá una determinada vulnerabilidad personal que será la suma de sus factores familiares, de personalidad, físicos o genéticos y culturales. Esta vulnerabilidad, unida a uno o varios factores precipitantes (situación de estrés, dieta, cambios de estudios,  comentarios físicos, estancias en el extranjero, presión por los exámenes, etc.) será lo que de lugar a un trastorno de la conducta alimentaria.

Actualmente, hay un aumento creciente de su incidencia y prevalencia, quizás porque se hace mejor diagnóstico o porque la influencia de factores socioambientales es importante en su génesis. La van a padecer al año de 20 a 30 chicas menores de 25 por cada cien mil habitantes.

Cherry red summer apple isolated on whitePero no existen únicamente los trastornos alimentarios como tal. Hay muchos comportamientos frecuentes en la sociedad respecto a la comida y el peso y que hasta hace poco no habían recibido la atención necesaria. Son las llamadas “preocupaciones por la comida, el peso y la imagen corporal”. Dentro de ellas podemos situar todos los comportamientos de preocupación por la comida, por la silueta, las dietas estrictas, hacer atracones, uso y abuso de laxantes, pesarse muy a menudo, etc… En general, sentirse desgraciado dentro de uno mismo a causa del peso y la apariencia en general.

Anuncios

6 pensamientos en “Trastornos alimentarios (I)

  1. ¡Mama qué sabe!

    Es la tercera vez que intento dejarte un comentario! Jajaja. Ya pensaba que es cosa de que no me querían dejar comentar 😉
    Te decía que me tocó de lleno… tardé muchos años en superarlo, no ya el control de las comidas o lo relacionado con ellas, sino todo lo que lo originó…
    Pero aquello me marcó para ser la madre que ahora soy, y es por eso que doy tanta importancia a la educación emocional.
    Un besote!♥

    Responder
    1. E. Alcántara Autor de la entrada

      Pues me alegra mucho que hoy en día estés recuperada. Estoy convencida que lo que ahora sabes y has aprendido de ti misma para superarlo te ha convertido en una gran madre. Espero que esta serie de post te guste, pero no dudes en aportarme cualquier cosa si ves que me dejo algo fuera. Un beso.

      Responder
  2. Pingback: Trastornos alimentarios (II) | Creciendo Juntos

  3. Pingback: Trastornos alimentarios (III) | Creciendo Juntos

  4. efira

    Muy interesante tu post, Érika, además si ahora estás en contacto con chicas que están sufriendo estos trastornos aportas una visión muy especial. Por mi parte jamás he pensado que se tratara de personas superficiales, son personas, generalmente chicas, muy exigentes consigo mismas, muy perfeccionistas y que intentan trasladar esa perfección que quieren tener en sus vidas al control de su cuerpo, eso, entre otras muchas cosas, como tú muy bien comentas, carencias afectivas, factores sociales…
    Haces un análisis estupendo, aún no he leído tu otro post pero seguro que es igual de bueno que éste. ¡Felicitaciones… y ¡FELIZ AÑO!

    Responder
    1. E. Alcántara Autor de la entrada

      Muchas gracias por tu comentario, siento mucho haber tardado tanto en contestar. Me alegra que te haya gustado el post. Por mi parte estoy totalmente de acuerdo con tu opinión sobre las personas que sufren trastornos alimentarios. Un saludo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s